El conocimiento actual sobre nutrición nos enseña que debemos consumir tanto probióticos como prebióticos para apoyar procesos digestivos saludables en nuestros cuerpos. Pero, ¿qué son en realidad? y, lo más importante, ¿cuál es la diferencia?

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos beneficiosos, billones de los cuales se encuentran en el tracto gastrointestinal de una persona sana. Estos microorganismos probióticos tienen beneficios diferentes y a veces complementarios. Es decir, que funcionan mejor en comunidad, porque solo en comunidad pueden promover la salud, actuando en sinergia.

Un complejo microbiano equilibrado es de gran importancia para nuestro microbioma. Las llamadas bacterias buenas protegen nuestro intestino de microorganismos potencialmente peligrosos que también están presentes en el intestino y, por lo tanto, reducen el riesgo de enfermedades o infecciones. Los probióticos en el intestino regulan nuestras funciones inmunológicas, lo que mejora la respuesta positiva a los peligrosos organismos infecciosos.

Por otro lado, favorecen la función de las paredes intestinales, fortaleciendo su capacidad de actuar como barrera protectora frente a químicos y organismos potencialmente peligrosos.

¿Los probióticos son de origen natural?

Los probióticos generalmente se encuentran en el mercado como suplementos dietéticos. Estos pueden tener composiciones tanto sintéticas como naturales. Sin embargo, los probióticos también se pueden ingerir a través de materias primas naturales. (Alimentos fermentados*)

*Se trata de alimentos creados por fermentación como el chucrut o el yogur. La fermentación favorece un entorno de microorganismos probióticos.

Estos microorganismos también se pueden encontrar en los complementos alimenticios y suelen producirse también por fermentación, pero en condiciones controladas de laboratorio.

La fermentación "salvaje" en el hogar conlleva riesgos de propagación descontrolada de bacterias patógenas no deseadas.

A muchas personas les gusta recurrir a los suplementos probióticos, que se encuentran en forma de cápsulas, tabletas o fermentos líquidos.

El microbioma humano está formado por unas mil especies diferentes de bacterias.
¿Cómo sabemos qué especies complementar en forma de probióticos?

De las miles de especies de bacterias, la ciencia ha identificado cuáles tienen un efecto particularmente "probiótico" en el organismo humano. Probiótico en este contexto significa apoyar importantes procesos de protección y digestivos.

Las bacterias probióticas son particularmente asertivas y capaces de hacerse cargo de la vida, promover funciones en la comunidad, e inducir a otras bacterias a apoyarlas en estas funciones. Se han encontrado que dos especies bacterianas son de particular importancia probiótica:

Cepas de Lactobacillus y cepas de Bifidobacterium:

Cepas de Lactobacillus y cepas de Bifidobacterium¿MikroVeda también ofrece probióticos?

MikroVeda ofrece con MikroVeda Life y MikroVeda Life Pur, suplementos alimenticios en forma líquida, que son una combinación perfecta de microorganismos beneficiosos que, por un lado enriquecen el microbioma humano con bacterias buenas y comunitarias y por otro lo apoyan para que pueda funcionar de manera efectiva.

MikroVeda es un fermento líquido vivo, no esterilizado, de gran variedad de cepas de bacterias beneficiosas y naturales, incluidas las cepas mencionadas anteriormente.

Los fermentos líquidos de MikroVeda son auténticos complejos de microorganismos, ya que su composición va mucho más allá de un probiótico que contiene las cepas antes mencionadas. Esto se debe a que, además de estos microorganismos probióticos, las bebidas fermentadas de MikroVeda contienen otros importantes microorganismos activos en fermentación y levaduras, que han demostrado ser metabólicamente activas en la comunitarización.

¿Cuál es la ventaja de los productos MikroVeda?

MikroVeda funciona según principios estrictamente naturales y no utiliza ningún procesamiento industrial de materias primas. Por lo tanto, también confiamos en microorganismos libres de OGM y vivos, no liofilizados en un entorno equilibrado y estable.

Las materias primas provienen de cultivos orgánicos controlados y los productos finales tienen calidad de alimentos crudos sin ningún tipo de esterilización, lo cual favorece una mayor biodisponibilidad en los productos.

¿Qué son los prebióticos?

La palabra incluye el prefijo “pre”, que no significa nada más que “antes”.

Las buenas bacterias en el intestino, ya sea que se agreguen como un suplemento dietético o estén presentes en el intestino a través de la nutrición natural, necesitan un buen alimento bacteriano y una base sobre que puedan multiplicarse eficazmente, tal como lo necesita un organismo sano.

¿Todo probiótico necesita un prebiótico?

La diferencia con el probiótico radica en su disponibilidad en la naturaleza. Los prebióticos se encuentran de forma natural en nuestra alimentación diaria.

Se encuentran en diversas frutas y verduras y cuanto menos procesadas estén estas “materias primas”, más prebióticos estarán disponibles para nuestro organismo (ejemplos: Achicoria, cebollas, alcachofas de Jerusalén, ajo, salsifí, alcachofas y plátanos).

Por lo tanto, no necesitamos tomar un prebiótico si llevamos una dieta equilibrada de alimentos integrales. Sin embargo, si no llevas una dieta equilibrada, también puedes aprovechar de un prebiótico como suplemento dietético.

Además de una dieta equilibrada de alimentos integrales, ¿para qué dolencias los probióticos pueden ayudar al microbioma?

• Estreñimiento, diarrea.
• Alergia.
• Inflamaciones del tracto respiratorio.
• Inflamaciones del tracto digestivo.
• Microbioma debilitado después de la terapia con antibióticos.
• Fatiga, apatía.
• Infecciones similares a las de la gripe.

Si tiene síntomas persistentes o sospecha de una enfermedad grave, hable primero con su médico acerca de sus síntomas. Los suplementos dietéticos no reemplazan el tratamiento médico.

Brevemente, en resumen, ¿cuál es la diferencia entre probióticos y prebióticos?

Probióticos: Microbioma intestinal, microorganismos beneficiosos que se producen de forma natural. Se encuentra en yogur, kéfir, chucrut y suplementos dietéticos.

Prebióticos: Azúcar de cadena corta y moléculas de proteínas de alimentos que no son digeribles (fibra dietética) y sirven como alimento para las bacterias intestinales. Esto suena como azúcar y dolor de estómago, pero en realidad es particularmente valioso para nuestros procesos digestivos.

Complejos de microorganismos MikroVeda:

MikroVeda LIFE y LIFE PUR salud intestinal