Lemon-pharma.es

Atención al cliente

(+34) 956 452 408

Mis favoritos

Mi cuenta

Los tipos de conservantes y esterilizantes alimentarios más peligrosos

Protege el microbioma

Los tipos más comunes de conservantes y esterilizantes incluyen:


1. Benzoato de sodio

Se utiliza para preservar alimentos ácidos como salsas de tomate y refrescos.
Se ha asociado con efectos negativos en la microbiota intestinal. Estudios han sugerido que puede alterar la composición de las bacterias intestinales, lo que a su vez puede tener un impacto en la salud digestiva. En combinación con ciertas condiciones, incluso puede dar lugar a la formación de benceno, una sustancia potencialmente cancerígena.

2. Sorbato de potasio

Es común en productos lácteos, productos de panadería y aderezos para ensaladas.
Su uso excesivo o prolongado puede afectar negativamente la microbiota intestinal, ya que puede tener propiedades antimicrobianas que afectan tanto a las bacterias beneficiosas como a las perjudiciales. Además, su uso en alimentos con altos niveles de ácido ascórbico (vitamina C) puede generar benzaldehído, que puede ser tóxico.

3. Nitritos de sodio

Se emplea en la conservación de carnes procesadas como jamones y salchichas.
Cuando se consume en exceso, el nitrito de sodio puede contribuir a la formación de compuestos llamados nitrosaminas, que se han asociado con un mayor riesgo de cáncer. Es por eso que su uso se regula cuidadosamente en productos cárnicos.

4. Ácido ascórbico

(Vitamina C): Actúa como antioxidante y conservante en alimentos procesados, evitando la oxidación.
Es generalmente seguro y puede tener efectos beneficiosos en la salud intestinal, ya que es un antioxidante que combate el estrés oxidativo. Sin embargo, en dosis muy altas, puede causar malestar estomacal y efectos laxantes. (Ver también el punto nr. 2. Sorbato de potasio).

5.Sulfuro de Sodio

En concentraciones elevadas, el sulfuro de sodio puede causar irritación gastrointestinal y reacciones alérgicas en algunas personas.

6. Sulfitos

Se aplican en alimentos deshidratados, vinos y frutas secas para prevenir el oscurecimiento y el crecimiento de microorganismos. El exceso puede causar reacciones adversas en algunas personas, como síntomas gastrointestinales como dolor abdominal, diarrea y náuseas. Esto puede ser más pronunciado en personas sensibles a estos compuestos.

7. Ácido sórbico

Se utiliza en productos horneados y lácteos para prevenir el crecimiento de hongos y levaduras.
En dosis normales, es seguro para la mayoría de las personas. Sin embargo, en grandes cantidades, puede causar irritación gastrointestinal.

8. Ácido benzoico

Se encuentra en alimentos como refrescos, salsas y productos enlatados.
Es generalmente seguro en dosis normales y se usa ampliamente en la industria alimentaria. Su consumo excesivo puede causar síntomas como urticaria y trastornos gastrointestinales en algunas personas sensibles.

9. Propionato de calcio

Se encuentra en productos de panadería y lácteos. En grandes cantidades, puede causar migrañas y trastornos gastrointestinales. Se utiliza en una variedad de productos alimenticios para prevenir el crecimiento de mohos y levaduras, lo que ayuda a extender la vida útil de los alimentos.

10. BHT

(Butilhidroxitolueno): Se usa en alimentos grasos y aceites. El uso excesivo se ha relacionado con trastornos hepáticos.  Además, el BHT en exceso puede desencadenar reacciones alérgicas en algunas personas, lo que incluye síntomas como erupciones cutáneas, picazón y dificultad para respirar.

11. EDTA

(Ácido etilendiaminotetraacético): Se utiliza para prevenir la oxidación en alimentos enlatados. El exceso puede causar problemas gastrointestinales y desequilibrios de minerales en el cuerpo. Los desequilibrios de minerales, como la eliminación excesiva de minerales esenciales, pueden afectar la salud ósea, cardiovascular y renal.

12. Parabenos

Se utilizan en productos lácteos y salsas. El uso excesivo puede estar relacionado con problemas hormonales y alergias.
El motivo principal para el uso de parabenos en estos productos es su capacidad para prevenir el crecimiento de microorganismos, hongos y levaduras, lo que ayuda a mantener los productos libres de contaminación y seguros para su uso. Sin embargo, su uso ha sido objeto de debate y preocupación debido a estudios que han sugerido posibles efectos adversos para la salud, incluyendo la capacidad de los parabenos para imitar a los estrógenos, una hormona sexual.

13. Sulfato de aluminio

Se utiliza en harinas y productos horneados. El exceso puede contribuir a la toxicidad del aluminio en el cuerpo.
El aluminio en exceso se ha relacionado con trastornos neurológicos, como la enfermedad de Alzheimer, y problemas en los riñones.

14. Ácido acético

Presente en vinagre y aderezos. El uso excesivo de ácido acético, que se encuentra en vinagre y aderezos, puede causar irritación gastrointestinal. Esto incluye síntomas como ardor de estómago, dolor abdominal y problemas en el revestimiento del tracto gastrointestinal.

15. Ácido fórmico

Se utiliza como conservante y acidulante en productos horneados, aderezos, encurtidos y otros productos procesados. El abuso de ácido fórmico, puede causar problemas gastrointestinales y daño en los órganos. Los problemas gastrointestinales pueden manifestarse como dolor abdominal, náuseas y diarrea. Además, en casos graves, el ácido fórmico puede ser tóxico para órganos como el hígado y los riñones.

Conclusión: El Poder de Nuestra ElecciónDiferencia MikroVeda LIFE y PUR

En resumen, los conservantes y esterilizantes en los alimentos pueden tener un impacto significativo en nuestra salud intestinal cuando se consumen en exceso. Sin embargo, esta no es una historia de miedo, sino una llamada a la acción. Como consumidores tenemos el poder de tomar decisiones informadas sobre lo que ponemos en nuestros platos.

Optar por una alimentación equilibrada y consciente es el primer paso hacia una microbiota intestinal saludable y una vida más saludable en general. Los profesionales de la salud tienen la oportunidad de guiar a sus pacientes y clientes hacia elecciones alimenticias más sabias y promover un enfoque holístico.

En última instancia, la salud intestinal es un componente esencial de nuestro bienestar general, y es nuestro deber comprender y respetar la relación entre lo que comemos y cómo nos sentimos. Al adoptar una alimentación más saludable y consciente, podemos contribuir no solo a nuestra propia salud, sino también a un mundo más saludable en su conjunto.

Cabe destacar que los reguladores de seguridad de alimentos establecen límites máximos de uso para estos aditivos, y los fabricantes de alimentos deben cumplir con estas regulaciones. Pero los consumidores también deben seguir una dieta equilibrada y variada para evitar la ingesta excesiva de conservantes y esterilizantes. El uso responsable de estos ingredientes en la industria alimentaria es esencial.

En Lemon Pharma confiamos en el equilibrio natural del microbioma y ofrecemos la gama de bebidas fermentadas MicroVeda Life y Life Pur naturalmente fermentado, en calidad 100% orgánica y sin conservantes. Toda una innovación de cultivos orgánicos fermentados con bacterias vivas y beneficiosas, idóneo para asegurar un cuidado intestinal natural y mantenimiento del microbioma.

Comparte este artículo

0
    Tu selección:
    Tu carrito esta vacioVolver a la tienda